jueves, noviembre 06, 2008

Nos estigmatizamos, hace un par de mese pase por una terrible temporada para mi salud, después de ser sangrado en innumerables ocasiones y de estar en cama por más de una semana, el diagnostico fue, "Alergia al Aire Acondicionado" o con condiciones como diría una amiga. Pero eso no es lo relevante, en ese periodo de tiempo se pensó que podría estas sufriendo de un cuadro de tuberculosis, que como sabrán es una enfermedad extremadamente común entre la comunidad 0+, por esta razón a solicitud de mi médico me hice nuevamente la prueba; trato de hacérmela regularmente, pero esta fue la primera ocasión en que me era sugerida.

Una compañera de oficina, una señora de unos cuarenta y tantos años, recibió la llamada que me notificaba que los resultados se encontraban disponibles para ser recogidos, al enterarse que la prueba de VIH era una de las que debía recoger, la expresión de sus rostro denotó cierto grado de aprensión para con migo, en ese momento me pareció bastante incómoda la situación, pero preferí no dar mayores explicaciones.

Mañana nuevamente me haré la prueba y esta vez no media sugerencia medica, pero pensé mucho en cómo somos (los hombres que tenemos sexo con hombres, bajo cualquier titulo o denominación) respecto de la prueba; de un lado, si un amigo heterosexual (Entiéndase que no tiene contacto sexual alguno con hombres) nos dice que nunca se ha hecho la prueba o que no se la practica regularmente, nuestra expresión no iría mas allá de una recomendación. Pero si quien nos dice que no se practica la prueba es alguno de nosotros, la reacción es en otro tono.

Es cierto que somos un grupo poblacional altamente propenso a la contracción de VIH; claro que no se si en las estadísticas consideren que somos una población con una tasa bastante alta de actividad sexual y por ende las oportunidades de contagio sexogenital son mayores que en otros grupos poblacionales.

Pero en estos casos vemos como la discriminación se hace presente, el tono mas enfático en el que "recomendaríamos" la practica regular de la prueba daría lugar a algunas discusiones; pero acaso ¿no TODOS (hombres que tiene sexo con hombres, hombres que tiene sexo con mujeres, mujeres que tiene sexo con hombres, mujeres que tiene sexo con mujeres y quienes no tiene sexo) estamos expuestos a algún factor de riesgo?, cuando estaba en la Universidad participe de una de las jornadas del Día Mundial de Lucha contra el SIDA y lo que descubrió un tamisaje realizado en esa ocasión, me dejo con una extraña sensación. En aquella ocasión las cifras fueron las siguientes:

· Población Universitaria 35 mil

· Sólo 236 personas participaron del Tamizaje

· 18 Personas dieron un positivo preliminar

· Sólo 175 personas reclamaron los resultados

No es mi intención generar alarma, pero en un segmento de la población que tiene la fortuna de acceder a la educación superior, en un país donde solo el 5% de la población puede hacerlo, una tasa de detección del virus cercana al 10% es un asunto preocupante.

Se dice que la Universidad es un reflejo de la sociedad, que la Universidad Pública es un país en pequeña escala donde se ven reflejados todos los sectores de la sociedad; pero en una sociedad de encuentros sexuales de una noche y en la que a diario es menor la edad de inicio de las relaciones sexuales; es NECESARIO que todos y todas nos hagamos consientes del enorme riesgo que representa el manejo desordenado de nuestra sexualidad. De ningún modo estoy haciendo llamados al celibato, nada más lejos ello, el sexo es una parte importante de nuestro desarrollo personal y biológico, pero si RECLAMO (absurda palabra, igual no soy nadie para reclamar nada) un manejo responsable de nuestra sexualidad.

Si bien yo mismo me sorprendí recientemente con los elevados precios de condones y lubricantes (cuando uno trabaja, se ve feo que la mama se los siga comprando) considero que desde todos los puntos de vista, costes sociales, económicos, familiares y demás; el ejercicio de una sexualidad responsable demanda de cada uno asumir su cuota parte de responsabilidad.

Para quienes no lo sepan, el sistema de Seguridad social en salud de nuestro país, sea cual sea el régimen en el que estemos inscritos, nos garantiza la gratuidad de la prueba, estamos en el derecho de pedirla a nuestro medico, y ellos a su vez en la obligación de ordenarla, para quienes no quieran admitir ante él su condición sexual, basta con decir que se han tenido múltiples parejas sexuales.


Por vos… por el… por mí, hacete la prueba

3 comentarios:

Monchis dijo...

Muy importante consejo.

Ojalá muchos mas lo pusieran en práctica.

Saludos,

Willy dijo...

De acuerdo con tu nota.

es preocupante la cantidad de personas que puede estarinfectaday no lo sabe.

sobre los números reales Onusida tiene unos estimados nada esperanzadores.

parece sencillo lo de hazte la prueba y ponte un condon, yo soy activista de DDHH, de la lucha contra el VIH/SIDA y por los derechos LGBT, pero qué difícil se me hace a veces pedirle a mi pareja que s eponga condon o ponermelo yo mismo.

¿inmadurez? ¿inconciencia?

no sé, ni idea,

yo conozco las cifras, los datos, las formas de transmisión, pero qué difícil es llevartodo eso a una acción concreta: PONERSE EL CONDON.

hace tiempo una amiga y yo hicimos un pacto de que tirariamos con condon. Estábamos esperando los resultados de la prueba de VIH y estábamos asustados. ahora usamos condones con más frecuencia, ella con sus tipos y yo con los míos. No lo hacemos siempre, pero ahora, al menos con más frecuencia nos protegemos. ojala lo pueda hacer siempre.

un abrazo
y muy buena la nota

Potter dijo...

Saludos
Buen texto
Buena perspectiva y
Buen Concejo
Se le agradece este espacio en nombre de la gente que ignora lo relevante de este asunto, en el ultimo post toque el tema con otro sentido, aunque en el fondo es el llamado traspuesto

Un abrazo